Internacionales

Daniel Ortega ordena cierre de Iglesia católica en Nicaragua (+Fotos)

La iglesia católica de Nicaragua enfrenta su momento más álgido en la relación con el gobierno de Daniel Ortega, tras la retención del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, en su casa, uno de los más críticos a la gestión oficial.

El catolicismo en ese país enfrenta un periodo de crisis y represión, el presidente Daniel Ortega ha declarado a esta como una “Nación sin Dios”, lo que ha sido apoyado con persecuciones, allanamientos, cárcel, cierre de medios de comunicación católicos, exilio de religiosos y más.

Recibe las noticias directo en tu Whatsapp.
UNIRME A GRUPO DE WHATASPP


La situación se ha agudizado aún más desde la retención del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, uno de los más críticos a la gestión oficial, quien ha sido bloqueado por las fuerzas de seguridad en la Curia de esa ciudad situada a 127 km al norte de Managua, acusado de intentar desestabilizar al país.

En ese sentido, los medios afirman que la medida contra el máximo representante del catolicismo en Nicaragua es debido a que el gobierno de Ortega considera que la Iglesia organiza grupos violentos.

La Policía Nacional de Nicaragua emitió un mensaje el pasado viernes, 5 de agosto, en el que justifican sus acciones represivas alegando que la arquidiócesis nicaragüense está «provocando un ambiente de zozobra y desorden, alterando la paz y la armonía en la comunidad, con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua y atacar a las autoridades constitucionales».

Fotografía Profesional para tu Evento

El gobierno de Ortega se ha caracterizado por la persecución, allanamientos, cárcel, cierre de medios de comunicación católicos y exilio de religiosos, que aumentaron significativamente en 2018 cuando iniciaron las protestas contra éste y la Iglesia nicaragüense intentó mediar para poner fin a la violencia. Desde entonces, es blanco de una represión en Nicaragua.

Incluso el presidente Ortega ha tildado de «terroristas» a los obispos nicaragüenses que actuaron como mediadores de un diálogo nacional, con el que se buscaba una salida pacífica a la crisis que vive el país centroamericano desde abril de 2018.

Sin embargo, el obispo Rolando Álvarez dijo el pasado sábado, 6 de agosto, que se encuentra con fuerza interior y con paz en el corazón. «Aquí estamos reunidos y retenidos, y estamos siempre con la fuerza interior y la paz en el corazón y la alegría que el resucitado nos da, la alegría de aquel que nos dice: ánimo, soy yo, no tengan miedo»,

Agencias

Mira nuestras noticias en Instagram.
SIGUENOS EN INSTAGRAM


Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba