Salud

¿Es bueno beber agua mientras comemos?

Tengo la rara manía de fijarme -en el comedor del trabajo o en un restaurante- qué es lo que beben los comensales del lugar en el que estoy. Me sigo sorprendiendo cuando veo cervezas o coca colas sobre la mesa dado que yo soy una fiel seguidora del agua, pero lo que me deja totalmente anonadada son aquellas personas que no toman nada de beber mientras comen.

Todos sabemos que el agua es la bebida más recomendable siempre y que es muy importante mantenernos hidratados durante el día, pero esa tradición de tener que beber dos litros de agua sí o sí es falso; la realidad es que la cantidad de agua necesaria para cada persona puede variar un poco.

Recibe las noticias directo en tu Whatsapp.
UNIRME A GRUPO DE WHATASPP


Es fundamental, aún así, ir bebiendo durante el día para así asegurarnos que nuestro nivel de hidratación es el adecuado y hay que prestar especial atención a la hidratación en los meses de más calor y cuando se realiza deporte o actividades donde se produce mayor sudoración.

Respecto a beber agua durante las comidas hay muchos mitos extendidos. Ariadna Parés, dietista-nutricionista, indica que se suele escuchar que «beber agua mientras comemos puede entorpecer la digestión», aunque realmente no hay evidencia científica suficiente para afirmar esto. «Tampoco interfiere con las acciones de las enzimas digestivas como algunos profesionales han llegado a afirmar, aunque sí que puede haber personas a las que se les revuelva un poco el estómago si beben mientras comen», alerta. Si es tu caso, según la experta, simplemente opta por beber agua antes o después de las comidas.

Por otro lado, según Ariadna Parés, también se ha afirmado durante años que beber agua antes de las comidas puede ayudar a reducir el hambre y comer menos, pero esta afirmación tampoco es del todo correcta. «Si bien es cierto que llenar el estómago de agua puede favorecer a que las señales de saciedad, emitidas por el estómago y recibidas en el cerebro, se disparen antes, el agua no sacia, así que al cabo de muy poco tiempo volveremos a tener hambre porque realmente no le hemos dado al cuerpo el alimento que necesitaba para saciarse», cuenta.

Júlia Farré, directora del Centro de Nutrición y Psiconutrición Júlia Farré de Barcelona, además de ser dietista-nutricionista, añade por su parte que el agua es «la única bebida aconsejable» ya sea para tomar antes, durante o después de las comidas es el agua. «Podemos tomar otras bebidas pero no tendrán la finalidad de hidratarnos y cuidar nuestra salud como es la función del agua», asegura.

Entonces, ¿es o no necesario?

Quien bebe agua mientras come es porque así se lo pide su organismo, pero el mismo motivo tienen aquellos que no necesitan beber porque el agua que contienen los alimentos que ingieren ya les sacia. Por tanto, en cuanto a esto se refiere, y tal como dice Júlia Farré, beber agua mientras comemos es una opción pero no es necesario: «Se convierte en necesario si tenemos sensación de sed. En ese momento sí que debemos beber, estemos o no comiendo». También hay que tener en cuenta que beber ayuda a tragar mejor los alimentos.

No obstante, Júlia Farré explica que el agua diluye los jugos gástricos: «Esto puede enlentecer la digestión y da más trabajo a nuestro estómago. Por este motivo, se aconseja beber un vaso de agua entre horas y antes de empezar a comer, de esta manera podremos beber menos durante y después de las comidas».

No cabe duda de que si nos hinchamos a beber agua por supuesto nos sentiremos más llenos y nos va a costar más comer. Pero, al rato, enseguida volverá el apetito ya que el agua no sustituye a la comida. «Si tienes hambre, come. No intentes ocultar esta sensación de hambre bebiendo agua porque de poco te va a servir. Bebe agua durante las comidas si te apetece. Hazlo de la forma que te siente mejor a ti», aconseja la nutricionista Ariadna Parés

Cómo incorporar más agua a tu dieta

A parte de beber agua a secas, son buenas opciones también las infusiones o tés, infusionar el agua con fruta cortada y hielo (sobre todo en verano) para darle un ligero sabor o, en los meses de más frío, los caldos. «Otro truco es llevar siempre contigo una botella de agua y tenerla cerca en tu espacio de trabajo o estudio para así ir bebiendo y que no se te olvide», concluye Ariadna Parés.

Agencia

Mira nuestras noticias en Instagram.
SIGUENOS EN INSTAGRAM


Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba