Curiosidades

Amor al primer olor: Se agradan mutuamente porque huelen parecido

Sabiendo que las personas buscan amigos que son similares a ellas, el equipo avanzó en la hipótesis de que los humanos podrían olerse a sí mismos y a otros para estimar subconscientemente similitudes en el olor corporal y juzgar su compatibilidad, de acuerdo con un nuevo estudio publicado el viernes en el periódico Science Advances

A menudo se dice que cuando las personas se agradan inmediatamente es porque comparten química. Esa expresión podría ser cierta, en sentido literal, de acuerdo con un nuevo estudio publicado el viernes en el periódico Science Advances, cuya conclusión apunta a que las personas que tienen olor corporal similar son más propensas a llevarse bien como amigos.

Recibe las noticias directo en tu Whatsapp.
UNIRME A GRUPO DE WHATASPP


«Los mamíferos inhumanos terrestres constantemente se olisquean entre ellos y, con base en esto, deciden quién es amigo o enemigo», escribió un grupo de investigadores liderado por Inbal Ravreby, del Instituto de Ciencia Weizmann en Israel.

Olor corporal

Sabiendo que las personas buscan amigos que son similares a ellas, el equipo avanzó en la hipótesis de que los humanos podrían olerse a sí mismos y a otros para estimar subconscientemente similitudes en el olor corporal y juzgar su compatibilidad.

Para averiguarlo, recolectaron muestras de pares del mismo sexo, amigos sin interés romántico que describieron su relación como de clic a primera vista, o como lo define el estudio, «cuando la sensación de amistad se forma antes de que extensa información biográfica sea intercambiada».

Fotografía Profesional para tu Evento

Después de un amplio esfuerzo de convocatoria, encontraron 20 parejas, mitad de mujeres y mitad de hombres, entre los 22 y los 39 años de edad.

Para prevenir que factores externos contaminaran o influenciaran las pruebas, todos los participantes tuvieron que seguir un estricto protocolo que incluía evitar comida picante, dormir en camisetas de algodón y lejos de sus parejas o mascotas.

Las camisetas eran recolectadas en bolsas selladas y testeadas con una nariz electrónica, un dispositivo equipado con sensores que analizan composiciones químicas. Los investigadores hallaron que las firmas olfativas de los «amigos a primera vista» eran estadísticamente más cercanas a coincidir que las de quienes no eran amigos.

Para evaluar si los resultados de la nariz electrónica replicaban con fidelidad la percepción humana, el equipo convocó a humanos olisqueadores y diseñó un conjunto de pruebas para verificar la validez de sus resultados.

En una de estas pruebas, por ejemplo, se les presentaba a los voluntarios tres olores: dos de una pareja compatible y una de una que no lo era. Ellos identificaban con éxito sus pares y rechazaban al incompatible.

El olor también predice amistades

Estos resultados al parecer confirman la hipótesis de que olor similar puede derivar en amistad, pero una explicación alternativa fue que las personas que son amigas pasan mucho tiempo juntos y tienen experiencias moldeadas por el olor corporal similar, como el lugar en el que viven o lo que comen.

Para desmenuzar estas dos posibilidades, el equipo diseñó otra prueba cuyo para averiguar si el olor podría ser un predictor exitoso que determine si dos personas que nunca se hayan conocido hagan clic.

Para eso, convocaron a 17 extraños y los pusieron a interactuar entre ellos en una prueba llamada Juego del Espejo, que consiste en pararse a medio metro de distancia para que se puedan oler entre ellos de manera subconsciente. Se les pidió hacerse mímica y otros movimientos de manos por dos minutos sin hablarse.

La similitud química en su olor, como lo probó la nariz electrónica, predijo con éxito los las compatibilidades en 77% de los casos, y también anticipó que no habría clic ni en uno ni en otro en 68% de los casos.

Y para más certeza, entre más cercanos eran los olores de las personas, más tendían a informar que se agradaban mutuamente, se entendían y sentían mayor química.

Similitudes

En suma, el resultado del estudio «sugiere que los amigos del mismo sexo que hacen clic tienen un olor más similar entre ellos de lo que se esperaría por casualidad», concluyó el equipo.

Los humanos, a diferencia de otros mamíferos terrestres, usan lenguajes complejos para interactuar, entonces es posible que los efectos del olor en condiciones de laboratorio fueran amplificados en comparación con lo importantes que pudieran ser en la vida real, escribió el equipo.

«De todas formas, creemos que nuestros resultados implican que podríamos ser más similares a otros mamíferos terrestres que lo que comúnmente creemos».

Agencia

Mira nuestras noticias en Instagram.
SIGUENOS EN INSTAGRAM


Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba